martes, 1 de febrero de 2011

Benigno. Capitulo 2. Corte 2.

.


-       Empecemos por algo sencillo. ¿Qué cosa es la que más le molesta entre aquellas cosas que le puedan molestar? – preguntó con tono rutinario, como una pesada maquinaria que empieza a andar lentamente.

-       Sin duda lo que más me molesta es que invadan mi espacio – conteste sin titubear.

-       ¿Su espacio?

-       Si, por ejemplo, dejé de ir a un bar porque no soportaba que nadie se sentase cerca de mí en la barra. Eso entre otras cosas.

-       ¿Qué cosas?

-       El humo del tabaco, los olores – conteste relacionando cosas que pensé obvias para ella.

-       Bueno, cuando avancemos en nuestro trabajo tal vez pueda sentarse en un bar y permanecer cerca de otras personas. Al menos intentaremos que no le sea insoportable – comentó mirando hacia el infinito, que realmente era una cuadro en la pared, un cuadro de Klimt. Los psicólogos son muy de Klimt, aunque la doctora en realidad es invidente.

-       ¿Usted puede hacerlo doctora? Me refiero a si usted aguanta bien la distancia con otras personas – pregunté con cierto temor.

-       Yo no soy una opción Benigno, nunca. ¿Me ha entendido? Nunca.



En ese momento comprendí que aquella mujer no iba a andarse con contemplaciones conmigo. Estábamos allí, para lo que estábamos. Continué con la terapia porque pensé que aquella actitud suya era lo que yo necesitaba, por eso y porque me gustaba que no me viese.

.

1 comentario:

  1. Una psicóloga invidente, tiene que ser algo realmente chocante.

    ResponderEliminar